14/8/15

AVENTURAS EN MOONFLEET

MOONFLEET



JOHN MEADE FALKNER

Presentación y Apéndice de Vicente Muñoz Puelles
Anaya, 2001


Quince años después de ser publicada «La Isla del Tesoro», y también «Las aventuras de David Balfour»,de R.L. Stevenson, John M. Falkner  publica en 1898 «Moonfleet», una novela de aventuras al más puro estilo «stevensoniano» que tiene todos los ingredientes del género: joven protagonista con maduro protector, contrabando, criptas misteriosas, huidas, luchas, búsquedas de tesoros, accidentados viajes marineros, etc. Es, pues, una novela ideal para lectura veraniega.
La narración está contada por el propio protagonista, lo que ya nos garantiza que a pesar de verse metido en mil y una aventuras, muchas de ellas con un final catastrófico, a la postre está en condiciones de hablar de su vida, rebosante de añoranza por los tiempos de su infancia y  juventud.
Además de un buen libro de aventuras, la novela nos describe una relación paterno filial entre dos personas que no tienen parentesco, pero que lo ansían. Elzevir Block, que regenta una taberna en Moonfleet, ha sufrido la pérdida de su hijo David, y John Trenchard, el joven protagonista, es huérfano; cuando sus caminos se cruzan, se establece entre ellos una estrecha relación de amistad y a la vez, encuentran el padre y el hijo que cada uno busca. El joven Trenchard se meterá en problemas por su desmedida curiosidad, pero Block cuidará de él y le intentará proteger en lo posible, si bien, John, rebosante de vitalidad y arrogancia juvenil, acaba por buscarse mayores complicaciones.
Elzevir Block dirige un grupo de contrabandistas que faenan entre la costa de Dorset y las islas del Canal. Pero Block tiene un enemigo, Maskew, que buscará su perdición y la del grupo, hallándola a su vez. Y Maskew tiene una hijita, Grace, a quien el joven Trenchard adora. La historia ya está servida.
Las aventuras se desatan con la traición de Maskew, por lo que Block y John deben huir de Moonfleet, y tras una serie de aventuras buscando el tesoro maldito de los Mohune, robado al rey por el coronel Barbanegra  y del que John consigue una pista, habrán de huir incluso de Inglaterra, donde se ha puesto precio a sus cabezas. En Holanda, donde recalan, también se buscan complicaciones, porque el joven Trenchard es testarudo y a pesar de que Block le respalda y le ayuda siempre que puede, llegará un momento en el que las cosas pintarán muy negras. Pasan años cautivos, John crece y se hace un hombre, y Elzevir envejece. Pero mantienen esa relación de amistad paterno filial, y llegado el momento, ven la ocasión de volver a ser libres.
Hay unos pasajes terribles al final de la narración, la lucha contra la tempestad en un mar embravecido frente a las conocidas rocas de la infancia y, finalmente el retorno al hogar simbolizado por la luz que se mantiene encendida a lo largo de los años como imagen de la esperanza. El tesoro de los Mohune revertirá en buenas obras, redimiendo a su dueño de la culpa y la maldición.
La novela ha sido llevada al cine por Fritz Lang, proporcionándonos una excelente película de aventuras, si bien con bastantes cambios en la historia y en los protagonistas de ella. En una carta de Lang, citada en el Apéndice, éste dice: «Creo que cada uno de nosotros tiene su Moonfleet, que es la propia infancia. Quizá eso influyó también en mi aceptación de la película, mi deseo de volver a ser, al menos durante unos meses, un niño de once años.»

John Meade Falkner (Manningford Bruce, Wiltshire, 8 de mayo de 1858 - Durham, 22 de julio de 1932) fue un escritor inglés, famoso especialmente por su novela de aventuras «Los contrabandistas de Moonfleet». Además fue un hombre de éxito en los negocios, llegando a ser ejecutivo de una empresa armamentística durante la Primera Guerra Mundial.
A los trece años, tras la muerte de su madre, se trasladó a vivir en Dorset, frente a la isla de Portland, paisaje que evocará como escenario de Moonfleet. Curiosamente, alternó la escritura de guías de viaje, con dos novelas más, sin demasiado éxito. Fue un gran erudito, interesado en heráldica, libros antiguos y manuscritos medievales.



Ariodante 

9/8/15

SECRETOS EN SACROMONTE

VALPARAÍSO. EL SECRETO DEL SACROMONTE

FERNANDO DE VILLENA

Ed. Port Royal, 2015



Obra curiosa y entretenida, de estructura algo laberíntica y fragmentaria, sobre la trayectoria de un objeto precioso y apreciado a través de los siglos. Sirve de excusa al autor para engarzar relatos muy dispares, con lo que el lector tarda un tiempo en saber el tono de la obra. A veces le puede parecer que está investigando viejos manuscritos, escuchando viejas historias, o leyendo las noticias en la prensa.  Esta nueva novela del escritor y poeta granadino propone un recorrido por diversas épocas, componiendo un retablo donde se combinan temas, paisajes y personajes, en torno a un eje común, ese objeto sagrado que recorrerá distancias en el espacio y el tiempo hasta ser encontrado por un inquieto buscador.

Comienza con una historia casi contemporánea, que queda interrumpida en un momento álgido, aunque bastantes capítulos más adelante continuará. Dentro del conjunto de textos, funciona como parte principal una narración en primera persona de Francisco Gibaja, dividida en dos secciones, primero el manuscrito del joven estudiante Francisco, fechado en los años sesenta, y sus aventuras en el colegio del Sacromonte, y segundo, fechado en 2010, el texto del maduro abad Gibaja, que retorna a la abadía donde estudió años atrás. El lector recibirá descripciones bellísimas de los jardines y bosques que rodean el colegio y abadía del Sacromonte, hasta el punto que casi se puede aspirar el aroma del ciprés y el mirto, escuchar el viento entre las hojas, las risas de los estudiantes, los pasos solitarios por caminos empedrados y disfrutar de unos luminosos crepúsculos. Hay un clima de misterio que se conjuga bien con el relato simple y llano del joven estudiante Francisco, el futuro abad.
En la siguiente parte se produce un salto muy atrás, a la época en que Jerusalén es destruida por Tito, y los tesoros del Templo llevados a Roma. Entre esos tesoros hay una arqueta cuyo contenido es de gran valor. De Roma saltamos a los visigodos, de allí a Toledo, mas adelante somos espectadores de la historia y triste derrota de Don Rodrigo y la subsiguiente invasión musulmana. Más adelante sabremos del itinerario y desplazamientos de la arqueta y presenciaremos un encuentro con el césar Carlos y el príncipe Felipe, junto a su preceptor, Juan Martínez Silíceo, el cual recuerda y relata su asombrosa vida. Asistimos después a la edificación del Escorial, a las tristezas de Felipe II y al destino final de la arqueta en Granada. Volvemos a la continuación de la narración inicial, aunque el tiempo pasará más rápido y surgirá una trama internacional que entrará en escena de modos diversos, con un final realista aunque algo decepcionante.

Todo esto puede parecer un galimatías, pero no lo es, ya que el autor consigue que cada relato engarce de algún modo con el anterior, y así, saltando de siglo en siglo y de país en país, traza un fresco histórico a la vez que da forma de thriller al eje narrativo. Quizá alguien se preguntará qué tienen en común el judío Anán, los reyes visigodos Alarico,  Walia o Atanagildo, Don Rodrigo, el cardenal Silíceo, Felipe II y el abad de Sacromonte. Pues bien, sí hay algo en común: el contenido de la pequeña arqueta que irá pasando de unas manos a otras, a través del tiempo, y que viene a quedar oculta y a buen recaudo justamente en la abadía del Sacromonte granadino. No desvelaré más, porque es competencia del lector llegar a conocer tal contenido, mediante la placentera lectura de todos estos textos engarzados en este libro, que sirven a su vez como excusa para sumergir al lector en muy diversas épocas. Fernando de Villena es un magnífico escritor, cuya maestría ha probado largamente en las numerosas publicaciones, tanto de ensayo como de narrativa o en poesía que a lo largo de su trayectoria ha producido y esperamos siga produciendo.
Hay en estos textos, por encima de todo, un profundo amor a Granada, al Sacromonte, al paisaje granadino y a los personajes históricos y probablemente desconocidos para el público en general, y a los que el autor quiere rendir un homenaje. Entre ellos, el preceptor de Felipe II, el cardenal Juan Martínez Guijarro o Silíceo (1477-1557), y también otros personajes destacados como el humanista, hebraísta, biólogo y escritor Benito Arias Montano,(1527 -1598), los arzobispos Gaspar Quiroga y Vela, (Toledo) Pedro de Castro (Granada), y Pablo de Santamaría, obispo de Palencia, reunidos en cónclave con Felipe II para determinar el paradero de la famosa y misteriosa arqueta.
En la sección final, el autor aterriza en la actualidad más reciente y deja un cierto sabor amargo con la conclusión del misterio. Pero así es la realidad, y Fernando de Villena ha querido lanzar al aire un lamento por boca de sus personajes, mostrando una imaginaria situación que, desafortunadamente, estamos habituados ya a encontrar en los noticiarios.
El estilo de los textos contemporáneos está más acorde con el lenguaje usado a diario, mientras que, en los de épocas pasadas el autor usa un castellano que semeja antiguo, con giros y modos ya en desuso, pero que van muy bien a la narración.
En suma, un conjunto aparentemente disperso pero en el fondo armonioso, que, si bien no es el mejor libro que he leído del autor, es una obra  bien compuesta y con una idea central, la arqueta como símbolo de nuestra herencia cultural,  que la unifica y le da vida.

Fernando de Villena (Granada 1956) es un escritor y poeta español. es doctor en Filología Española y profesor de Lengua y Literatura, profesión que ha ejercido por diversas poblaciones andaluzas. Desde Archidona (Málaga), donde estuvo varios años, fue destinado a su ciudad natal, en donde reside desde entonces. Poeta y novelista, es uno de los escritores más prolíficos de su generación y autor, asimismo, de ensayos. Está en posesión de importantes premios literarios. Gran viajero, muchas de sus andanzas le servirán de estímulo para sus narraciones.
Su obra poética es extensa, alrededor de treinta poemarios, que el autor ha recogido por décadas, en varios volúmenes. Como narrador, Fernando de Villena ha publicado casi una veintena de libros. Ha dedicado también algunas obras al estudio de la producción literaria en los siglos de Oro y en el siglo XX. Pertenece a la Academia de Buenas letras de Granada.



Fuensanta Niñirola ( Ariodante)

Julio 2015

Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) Anuncios y Notas (1) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (3) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (466) mitologia (1) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (66) novela aventuras (11) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (11) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (35) Novela histórica (29) Novela histórica naval (17) novela intriga (17) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (4) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relato histórico (1) relato mitologico (1) relatos (10) Relatos Oeste (1) Relatos. (13) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (1) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog