30/1/14

GUERREANDO CON MARTA: VELADA LITERARIA Y MUSICAL

PRESENTACION DE LA NOVELA "LAS GUERRAS DE ELENA" (EDICIONES B) 

DE MARTA QUEROL

EN EL ATENEO MERCANTIL DE VALENCIA.


Ayer, en una tarde ventosa y fría para el apacible invierno valenciano, se produjo un importante evento literario, en el amplio y clásico espacio del Ateneo Mercantil valenciano. Hacía tiempo que no asistía a un acto de tan amplia concurrencia y de efecto tan avasallador. Sí, porque Marta Querol arrasó, dejó al público anonadado y completamente rendido a sus pies. Porque no fue una presentación de libro normal, de las que estamos habituados por lo común. No; se encargaba de la organización María Vicenta Porcar, una mujer que, como el general Sherman, deja huella a su paso, una huella incendiaria. Y cuando ella organiza algo, arrasa.

Lo primero que hizo María Vicenta, tras un saludo al amplísimo público que desbordaba la sala ( hubo que habilitar el salón de actos, ante la avalancha de asistentes) fue presentar a los componentes de la mesa y el estrado, un impresionante elenco de participantes: por un lado, la emotiva y deliciosa cantante Cris Blasco, cuya voz, dúctil y maleable, es capaz de acoplarse a una amplísima gama de registros. La acompañaba al piano, en esta ocasión, Daniel Picazo, que, además puso un tenue fondo musical a otras intervenciones. Cris cantó varias canciones, alternándolas con las lecturas de textos. Porque la otra banda de la mesa estaba compuesta por tres magníficos actores: Carmen Rochina, Boro Guzmán y la incomparable Luisa Gavasa. Los tres fueron leyendo fragmentos escogidos (muy bien escogidos)  de la novela que presentaban. Y en algún momento, hasta la propia Cris les acompañó. La lectura de textos siempre hace muy cálida una presentación. Porque no hay nada mejor que el texto se presente a sí mismo, en directo, leído por una buena y modulada voz.
 



Tras todas estas actuaciones, intervino el verdadero presentador del libro, Rafa Marí, del que no hace falta que abundemos en  datos sobre el  porque es un veterano periodista de todos conocido en Valencia. Rafa estuvo simpático, comentó el libro comparando determinados pasajes o personajes de la novela con algunas películas clásicas ( es conocido su cinéfilo)  y expuso la idea de que la obra de Marta hace a la ciudad de Valencia un protagonista más, puesto que la ambientación general de la novela ( y de la trilogía de la que forma parte) esta situada en la Valencia más cercana históricamente: desde la posguerra a  la actualidad, y reconocemos en ella una serie de edificios, empresas o rincones emblemáticos de la ciudad que Marta rescata. Resaltó, asimismo, el buen pulso narrativo y la hondura psicológica que se desprende de la obra. La saga de los Lamarc y los Company parece tener verdaderos problemas entre madres e hijas. Pero también hay otras guerras ente mujeres: Verónica y Elena conforman un duelo como el de Mercedes McCambridge y Joan Crawford en el filme Johnny Guitar. En todo caso, ambas son mujeres duras de pelar, como las mujeres de la novela.


Finalmente, Marta, a la vez emocionada y un poco nerviosa ante tanta afluencia de público, intervino, con el aplomo y las tablas que la caracterizan ante el micrófono. Nos contó como estructuró la novela dentro de la trilogía, como hubo de relacionar las partes entre sí, de qué guerras trata la novela: la personal de Elena, la de Elena y Verónica, y la guerra en Oriente Medio que en la parte final se ve inmersa la protagonista. Personajes que son víctimas de su propia historia personal, y que tienen mucho de la historia de la propia Marta y de su familia, rescatadas muchas anécdotas y temas para incorporarlos, con los ajustes necesarios, a la novela. Marta también destacó el protagonismo de la ciudad, Valencia, de la que ella se siente personalmente orgullosa, la Valencia que desde la posguerra acá ha tenido una historia reciente llena de emprendedores, a nivel económico ha sido una de las regiones más avanzadas de España, etapa que Marta quiere recuperar, utilizando para ello personajes que montan una empresa como la de su propia familia, y las vicisitudes que todo ello conlleva, demostrando que también había mujeres (y las sigue habiendo) con talante emprendedor y con fuerza moral para arrostrar las dificultades y salir adelante en la vida.

Cerró el acto una canción de Cris especialmente dedicada a Marta, que la escuchó con emoción contenida. Agradeció a los asistentes su presencia y se levantó la sesión. Al salir, el frío de la noche valenciana parecía menor por la calidez que durante  hora y media se nos transmitió a todos. Deseamos desde esta atalaya una feliz andadura a la novelista, y esperamos la tercera parte de la trilogía con verdadero interés.


Ariodante

29/1/14

GRANDES OBRAS

OPERA MAGNA
VICENTE MARCO
Editorial Almuzara, 2013




Esta obra, merecidamente ganadora del XXIX premio Jaén de novela,  es un thriller psicológico, según se afirma en la contraportada. Un thriller es un tipo de novela de intriga que ha de mantener al lector en tensión todo el tiempo y su ritmo ha de estar perfectamente planificado y mantenido. Esta novela lo hace: no solo mantiene expectante, entretenido, inquieto y ansioso al lector, sino que lo hace al modo en que, por ejemplo, ya nos mostró Hitchcock, maestro del suspense, o Patricia Highsmith: partiendo de situaciones absolutamente cotidianas se puede llegar a otras muy controvertidas y francamente peligrosas.

Ciertamente Opera Magna es un thriller, pero también es un ejercicio de composición, de escritura y un juego de realidad/ficción donde el propio escritor se implica en un guiño cómplice haciendo que su protagonista sea un escritor valenciano que vive de dar clases, talleres, escribir artículos y presentarse a premios literarios,...y gane un importante premio con Opera Magna, guiño este último, que se ha convertido en realidad.

Todos hemos conocido esas situaciones en que los pesados insoportables, las divergencias con la pareja, los problemas acerca de los posibles hijos, son manifiestos y a veces, exacerbantes. Probablemente muchos hemos odiado a alguien inoportuno en algún momento, por un comportamiento impertinente que no podemos evitar... O quizás podemos, pero no nos atrevemos, como le pasa al protagonista. Nos damos excusas para no cortar por lo sano, suponiendo que la otra persona actúa de modo cuerdo, imaginamos que tiene buena intención, que todo es un malentendido. Así, estos ingredientes, manejados con eficacia y combinados sabiamente, para que el lector pueda asumir inmediatamente las situaciones, dan un resultado fatídico en la ficción, pero satisfactorio en todo su recorrido para el lector, y al que el autor hace entrar en un túnel de emociones cada vez más peligroso y con un final sorprendente.

Según C.S. Lewis, esta sería una novela realista de contenido, que no describe espacios y detalles superfluos, minimalista hasta en la expresión, a veces rozando el exceso, exagerando al máximo las frases cortas, incluso de una palabra sola, a modo de flash, creando un ambiente angustioso con cada una. El autor parece enfocar la acción con una linterna, de modo que vemos muy bien aquellos objetos sobre los que recae la luz pero estamos rodeados de oscuridad, creando así  un clima inquietante.
Sin embargo, a pesar de usar tan brevemente las frases, los párrafos funcionan como fotogramas, componiendo un filme (no sé si somos conscientes de hasta qué punto ha influenciado el cine a los escritores) en el que vemos reflejadas muchas actitudes habituales, como la indulgencia e ingenuidad con la que a veces tratamos a posibles (o reales) delincuentes o enfermos mentales. O las veces que soportamos por cortesía huéspedes impertinentes que nos invaden  y no acaban de marcharse… Todas son situaciones que, vistas aisladamente, parecen cotidianas. Son en su mayoría cotidianas, aunque encadenadas en esta sucesión de despropósitos derivan en drama.

La línea de demarcación entre ficción y realidad es tan débil, tan transparente, que hay momentos que dejamos de percibirla. Y sobre todo deja de verla Mando, como Norman Bates, en Psicosis, el filme de Hitchcock. Resuenan ecos del primer Auster: escritor que escribe la propia vida, (recordemos a Quinn, el escritor de novelas policíacas que es tomado por detective y asume tal papel en La ciudad de Cristal) que realiza primero lo que va a describir después en su ficción, programando hasta lo que va a suceder aún incluso tras su muerte...Más lejanos, los pasos de Kafka parecen escucharse en el silencio de la noche.

La novela está contada en primera persona, a modo de flash-back, por Armando Benavides, cuya vida deviene de ser un pacífico escritor, cortés con un perdedor como Diego, de ser un amante esposo con Aina,  de llevar una vida mas o menos normal, con sus rutinas y sus problemillas, … a ver cómo se va trastocando todo con la aparición del misterioso Diego Leonarte y sentir creciendo en su interior una indescriptible violencia hacia ese amigo perturbador y un alejamiento de esa esposa inconsciente.
Como el Ripley de Highsmith, Diego es calculador y cuidadoso, ángel de la vida o de la muerte, un personaje que sorprenderá constantemente al lector, rizando el rizo; mucho más complejo que el personaje de Mando, su psicología patológica le lleva a confundir lo real con lo imaginado o incluso a hacer realidad lo que imagina, sin pararse en cuestiones morales. Y no solo eso, sino que resulta una actitud contagiosa para Mando, que, de ser un hombre sano, quizá algo pusilánime, pero que razona con lógica, pasará paulatinamente a presentar rasgos psicóticos mientras que a Diego, al menos en apariencia, ese trasvase le proporciona una dosis de normalidad en su conducta. El lector, desde su atalaya, va dándose cuenta del proceso y casi previendo el siguiente paso, aunque el autor le sorprenderá siempre: cuando crea que sabe lo que va a pasar, una vuelta de tuerca complicará de modo insospechado las cosas. Todo ello, aliñado con diálogos brevísimos, imágenes que nos sublevan o que nos inquietan, y que van in crescendo hasta límites insospechados. Siempre hay un paso más, que acerca al protagonista -y al lector- al paroxismo.

En suma, en Opera Magna hay amor, amistad, suspense, traición, asesinatos, intriga, deseo y sexo, reflexión sobre la creación literaria, ficción sobre la ficción.... muchas cosas en una novela que no llega a las trescientas páginas, y que daría perfectamente para un guión cinematográfico. Quizás algún director se anime. Lo cierto es que si no le hubieran dado el premio Jaén, habría que buscarle otro. La novela cumple su objetivo y deja un regusto que, si bien tiene un punto de amargor, hay que reconocer que el recorrido se nos hace corto y que disfrutamos del trayecto.  

Vicente Marco Aguilar (Valencia, 1966), Licenciado en Ciencias Empresariales, es un escritor español que  cultiva la novela y el relato, géneros en los que ha obtenido numerosos premios y distinciones.


Ariodante



28/1/14

MEJORES NOVELAS DE 2013

A propuesta del Club Creatio Social Media , voy a participar en el concurso de Blogs Literarios confeccionando una lista de acuerdo a las dos categorías propuestas:
1. Novelas escritas en español y publicadas entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2013
2. Novelas escritas en otros idiomas, traducidas y publicadas en España en esas mismas fechas.



Antes de nada, he de decir que probablemente haya otras muchas novelas estupendas editadas en 2013,...que no he leído aún. He leído otras muchas, y magníficas, pero editadas en otros años anteriores.

CATEGORÍA 1.

OPERA MAGNA, (Ed. Almuzara)VICENTE MARCO
LA MUCHACHA DE CATULO, (Ediciones Evohé) ISABEL BARCELÓ
TANGO SIN MEMORIA (Talentura) ELENA CASERO
DEVOTIO (Good Books) GABRIEL CASTELLÓ
CUIDA DE CHESTER, (Ed.Evohé) GUILLERMO GALVÁN (e-book)
NOROESTE, (Espasa)VÍCTOR OLIVA CAMPS
ALMIRANTE EN TIERRA FIRME (Áltera Ed.)JOSE VICENTE PASCUAL
EL VAPOR DE RUEDAS ISABEL II ( Noray) LUIS DELGADO BAÑON

CATEGORÍA 2.

CENTAUROS DEL DESIERTO, (Valdemar) ALAN LE MAY
ENTERRADO EN VIDA, (Impedimenta) ARNOLD BENNETT
EN UN RINCÓN TRANQUILO, (Nocturna ed.) VON KEYSERLING
CLAUDIUS BOMBARNAC, ( Ed. Fórcola) JULES VERNE




26/1/14

ASUNTOS MATRIMONIALES

LOS MATRIMONIOS
HENRY JAMES

Ediciones Traspiés, 2013


Los hermanos James (Henry y William), profundos investigadores de la psique humana, bucearon en ella cada uno de modo diverso. William lo hizo desde el punto de vista de la ciencia, desarrollando la teoría del empirismo radical, el pragmatismo, mientras que Henry lo hizo desde la literatura. Y a mi modo de ver, si el psique humana es, como dice William, tan inasequible como una peonza en movimiento, justamente es el arte o la literatura los que pueden captar ese flash que supone la visión de la mente humana. Porque el arte llega allá donde la ciencia no puede llegar, el arte suple la ausencia de datos físicos con la intuición o la imaginación.
Y con esa imaginación psicologista, que probablemente sirvió de tema de discusión en muchas sobremesas familiares, Henry James escribe sus novelas. Precursor de la corriente de consciencia o flujo de pensamiento, técnica desarrollada posteriormente por Virginia Woolf o James Joyce, por poner ejemplos destacadísimos, James escribe fijándose en el punto de vista. Lleva de la mano al lector y lo sitúa en un ángulo, le hace mirar los hechos con un filtro coloreado.

Las dos novelas cortas que incluye esta edición, Los Matrimonios (The Marriages,1891) y Louisa Pallant (1888) han sido elegidas para su publicación conjunta porque ambas tienen como eje el tema matrimonial.  Situémonos en la época en que James escribe, finales del siglo XIX. James, solterón empedernido, escribió muchas novelas donde reflejó la relación amorosa entre un hombre y una mujer ocupaba un lugar principal. También vemos en sus obras una contraposición entre la mirada americana y la mirada europea sobre este tema. Pero, principalmente, lo que James nos quiere mostrar es lo que ocurre cuando limitamos nuestras reflexiones a un único punto de vista.

En Los Matrimonios, a pesar de que la narración está escrita en tercera persona, el punto de vista que se adopta es el de Adela Chart, hija mayor del Coronel Chart, viudo de buen ver al que su hija no soporta compartir con ninguna otra mujer. La narración se complica por la desbocada imaginación de Adela, y las inevitables constricciones de las buenas costumbres, los modales y la corrección política. Los dos hombres disponibles de la familia, el padre y Geoffrey, el hijo segundo (el primogénito está en la India y no cuenta) lanzan sus redes sobre Mrs. Churchley, una viuda de muy buen patrimonio. Pero Adela no puede dejar de intervenir en lo que considera, horrorizada, como una locura, una inmensa traición de su padre y  hermano. Comprobará el lector al final cuánta distorsión puede generar un pensamiento único.

Louisa Pallant esboza otra trama: parece una novela en la que el propio James se implique, al hablar en primera persona, describiéndose como un solterón norteamericano afincado en Europa. Pero lo que este personaje cuenta es la historia de dos mujeres, madre e hija, cuyo objetivo parece ser el mismo: la caza del mejor partido posible para marido. El protagonista y su joven sobrino coinciden con las dos damas en varios lujosos lugares de veraneo  en Europa. Mrs. Pallant es un antiguo amor del narrador, y Linda, su joven hija, parece haber mejorado y superado el modelo materno con creces.  Se inicia la caza, y todo parece tener menos importancia a los ojos del narrador, pero Mrs. Louisa Pallant no piensa lo mismo. Lo que nunca sabremos es lo que piensa Linda, que, como su nombre indica, es una belleza perfecta que  también es inteligente y fría como el hielo. Una conjunción peligrosísima para un joven inexperto e ingenuo.


James, dentro de su barroquismo, es bastante claro en estas dos novelas. Admirablemente claro, sin embargo, lanza sus cargas de profundidad para quien las quiera ver.  Es conocido el interés de James acerca de la forma literaria, artística. Es decir, la importancia que le concedía no solo al contenido, a la historia que contar, sino a la manera de contarla, a la técnica literaria empleada para transmitir ese contenido. En James no vamos a encontrar a un autor decimonónico: es mucho más moderno que sus contemporáneos. Su manejo de la técnica literaria es notable y aunque no llega a la categoría de un Tolstoi o de un Flaubert, no se queda muy lejos.
En suma, estas dos novelas se leen muy bien, el formato es correcto y la traducción, bastante adecuada.




Ariodante
Dic.201


Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) Anuncios y Notas (1) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (4) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (478) mitologia (1) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (68) novela aventuras (13) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (14) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (35) Novela histórica (30) Novela histórica naval (17) novela intriga (17) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (4) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relato histórico (1) relato mitologico (2) relatos (11) Relatos Oeste (1) Relatos. (14) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (2) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog