11/10/13

GRANADA EN EL CORAZÓN


EL MERCENARIO DE GRANADA
JUAN ESLAVA GALÁN
2006

Con esta novela, el autor jienense vuelve a tierras andaluzas, tema que le es tan grato. Con la artillería tardomedieval y prerrenacentista como marco en el que se desarrolla la narración, cuyo protagonista es Orban, el herrero búlgaro, enviado por el sultán Bayaceto al angustiado Boabdil, rey granadino asediado por los Reyes Católicos, para que le ayude en la construcción y manejo de cañones, bombardas,  espingardas y demás artillería. Con esa excusa, Juan Eslava narra la toma de Málaga, Almería y Granada (el reino de Granada).
El hecho de que el protagonista sea búlgaro, y que no sea ni cristiano ni musulmán (aunque sirva a ambos) hace que veamos ambos bandos desde dentro y que no se decante la narración por uno u otro. Tanto los moros como los cristianos tienen sus problemas internos, y muy graves, aunque en algún momento de la obra alguien dice que mientras los cristianos miran hacia el futuro, hacia la libertad, los moros siguen mirando hacia el pasado, lo que les anclará en el medioevo para siempre.

Orban, pues, primero sirve a El Zagal en Málaga, y así conocemos el sitio al que Fernando de Aragón somete a la ciudad en 1487, los sistemas de ataque y los defensivos (bastante penosos) y cuando la ciudad cae, Orban es cautivo y es reutilizado por Fernando como artillero y apreciando sus amplios conocimientos sobre las fundiciones y demás construcciones férreas. Pero las circunstancias, una vez en las cercanías de Granada, hacen que el herrero  mercenario vuelva a cambiar de bando, por lo que vivimos desde dentro el desmoronamiento del reino moro y finalmente, su caída. Conocemos el fragor de la batalla, vemos correr la sangre, sabemos de las intrigas políticas entre los nobles de un bando y otro, los movimientos estratégicos y las tácticas de batalla. Las dudas y pusilanimidad de Boabdil, las férreas directrices de su madre, Aixa, las tensiones entre El Zagal y El Zegrí…Esto en cuanto a la narración histórica.

En cuanto a la historia de los personajes, el autor dibuja una trama en la que aparece una mujer, Isabel. Una mujer que hará revivir al búlgaro, que vive/vaga como una sombra, sin afectos ni goces, hundido en su dolor desde la muerte de su esposa, allá en Estambul. Isabel es una cristiana, una aldeana  de Castilla a la que el deán de Toledo escoge como barragana a la tierna edad de trece años, y con la que convive y mantiene una pasión desmesurada y violenta hasta que es hecha cautiva por los moros, integrándose al harén del sultán de Málaga, que a su vez la toma como favorita. Ha pasado, pues, Isabel por varios hombres, es una mujer arisca y arriscada, como la describe el autor, ...pero a Orban le recuerda a su esposa muerta, quedando prendido y prendado de ella desde el primer momento en que la ve.

Orban es hombre de una sola mujer, es fiel y honrado. Isabel no conoce la honradez en un hombre, sólo la lascivia, el deseo y la violación, como parece ser la costumbre de una mayoría de hombres, da igual su credo religioso y posición política, aunque a veces solo sea a nivel de fantasía. Y aunque Orban es físicamente poco agraciado, bajo y chaparro, ella comprende que es un buen hombre y el amor prende en su corazón. Un amor calmo, reposado, maduro, pleno de ternura. La suya es una bella historia de amor, tierna y emotiva. El amor de dos seres perdidos, desnortados.

Pero el deán no se resigna. Su pasión es arrolladora, terrible, posesiva y hasta un punto enloquecedora. El personaje del deán es muy interesante, ya que encarna justamente esas pasiones y esas fantasías de casi todo hombre. Siendo religioso, prefiere la milicia, y destaca como guerrero en las huestes cristianas. Como hombre es apuesto y fornido, y como amante...es poderoso, brutal, violento, sexo puro; pero sabe provocar el placer físico en una mujer. Isabel le odia a la vez que goza. Queda, pues, una relación contradictoria pero muy vital, un contrapunto a la tierna y dulce relación con el herrero. Ella duda. Y esa duda la hace muy humana, como también el deseo del deán le hace humano, como lo es el amor de Orban.
La trama amorosa está, pues, muy bien urdida y prende al lector.  La psicología de los personajes está bien cuidada, las relaciones de amistad que crea Orban, hombre solitario y poco comunicativo, pero con el que simpatiza Ali el artillero en Málaga, Ennio, el  comerciante genovés al que conoce en el viaje desde Estambul a Málaga,  y otros.
La historia es obviamente, dramática. Los amores de la cristiana Isabel y el mercenario búlgaro no tienen futuro, aunque Orban lo imagina en su querido Estambul, junto a sus hijos, donde planea continuar la tradición familiar cuando salga de Granada. Podría haberse resuelto así, pero eso hubiera sido un cuento de hadas. Lo que el herrero búlgaro no comprende al marchar, lo comprenderá años más tarde, cuando el navegante Ennio le lleve un recuerdo desde España. Pasión, ternura, amor y sexo. Todo ello en unos escenarios bélicos que van a cambiar la historia de España. Eslava Galán demuestra su buen hacer una vez más.


Ariodante
Oct.2013

9/10/13

MEMORIA HELADA: AMUNDSEN EN VALENCIA


 AMUNDSEN, UN EXPLORADOR AVANZADO A SU TIEMPO 



El día 7 de octubre tuve el placer de asistir, en una cálida y amable tarde otoñal valenciana, a una magnífica conferencia del físico, investigador y divulgador científico Javier Cacho, sobre la poderosa figura del explorador noruego Roald Amundsen. Tras la conferencia, impartida en el Auditorio del Museo, se inauguró la exposición correspondiente, "Memoria Helada", una amplia muestra patrocinada por el gobierno noruego, del que era representante en la sala el cónsul en Valencia, D. José Blom-Dahl.

El Museo de las Ciencias Príncipe Felipe acoge la muestra (que comprende fotografías, dibujos, esquemas, mapas y textos varios) hasta enero de 2014 y acogió ayer tarde la interesante y amena conferencia de Jesús Cacho, precedida de una breve presentación de D. Manuel Toharia, director del Museo y otra alocución del cónsul de Noruega en Valencia.

La intervención de Cacho, simpática y amena, muy accesible a todo tipo de público, fue acompañada de una serie de fotografías que podíamos ver en una pantalla, y que ilustraban en parte aquello que el conferenciante nos contaba. Nos habló de la infancia de Amundsen, de cómo fue dominado durante toda su vida por la idea de la exploración polar, y de las innumerables campañas y expediciones que realizó o intentó realizar, siendo las dos más famosas la del Paso del Noroeste, (primera con éxito) y la conquista del Polo Sur, en competencia con la expedición británica de Scott, que saliendo casi al mismo tiempo –sin programarlo así- llegó después y desafortunadamente cinco de su miembros, entre ellos Scott, murieron en el retorno.
Las otras expediciones posteriores le concentraron en el Polo Norte, al que intentó llegar en avión, una vez probado y desechado el barco, y en dirigible, en conjunción con un explorador italiano, en cuya búsqueda Amundsen encontró, finalmente, la muerte. Y la encontró como quería: en su medio y en su trabajo.

Amundsen fue un explorador nato, que aprendía mucho del entorno y de cómo se adaptaban a él los animales y las personas, en concreto, convivió largo tiempo con los esquimales, sobre todo los canadienses, aprendiendo cómo sobrevivir con los medios que la naturaleza le ofrecía y del modo como los usaban los esquimales. Tuvo luces y sombras en su vida personal, que, al pasar a ser un héroe nacional, pudieron generar críticas; pero lo que vino a decirnos Cacho es que ello no restaba en absoluto ni su valor como explorador ni siquiera como hombre, puesto que a pesar de todo, los equipos con los que trabajaba le seguían y le respetaban.
En suma, una charla interesantísima y con el brillante colofón de la espléndida exposición montada en el Museo. Resulta encantador que una persona de la valía científica de Javier Cacho se nos muestre tan sencillo y llano, hablándonos como si estuviéramos en familia.


Javier Cacho (Madrid, 1952) Comenzó su labor científica en la Comisión Nacional de Investigación Espacial (CONIE), realizó en los años ochenta investigaciones relacionadas con el estudio de la capa de ozono, fruto de las cuales es su libro Antártida: el agujero de ozono (1989). Responsable del Laboratorio de Estudios de la Atmósfera en el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial de España (INTA), en 1986 fue miembro de la Primera Expedición Científica Española a la Antártida, a donde regresaría los años siguientes para, una de ellas en pleno invierno antártico, para continuar las investigaciones relacionadas con le destrucción del ozono en aquellas latitudes. 
Ha participado en varias campañas de investigación como jefe de la Base Antártica Juan Carlos I. Durante varios años ha sido Colaborador de la Comisión Interministerial de Ciencia y Tecnología (CICYT) en el Programa Antártico Español, Secretario del Comité Nacional de Investigación Antártica de España, y delegado alternativo en el Scientific Committe on Antarctic Research.
Su carácter divulgador le ha llevado a colaborar en diferentes medios de comunicación, siempre con temas relacionados con la Antártida, la Ciencia y el Medio Ambiente. Ha publicado recientemente un libro sobre la emocionante competición por el polo Sur, entre Amundsen y Scott, (reseñada en este blog) y a punto está de publicarse otro libro suyo sobre el otro explorador antártico, Sir Ernest Shackleton, estos dos bajo el sello de Fórcola Ediciones.








6/10/13

DUELO EN LA ANTÁRTIDA


AMUNDSEN -SCOTT:DUELO EN LA ANTARTIDA
JAVIER CACHO GOMEZ


Prologo de Manuel Toharia
EDITORIAL FORCOLA, col. Periplos
Edición: diciembre 2011
ISBN: 978-84-15174-31-8

MagnÍfico libro de viajes para los aficionados a las exploraciones y a la aventura, ademas de la historia. Escrito con carácter divulgativo, con amenidad y profusión de anécdotas, este texto relata y explica al lector el proceso que siguieron los exploradores para llegar a la Antártida y la culminación en el descubrimiento del punto exacto del Polo Sur geográfico, además de localizar el magnético -variable- en esa fecha. No solo se batió un récord llegando al Polo Sur por primera vez, sino que se consiguió realizar una serie de investigaciones y descubrimientos científicos importantes, a la vez que experimentar diversos medios de supervivencia y de transporte en un clima tan extremo, ya probados anteriormente por Shackleton, el propio Scott y Amundsen, así como otros exploradores en intentos anteriores. Pero principalmente, este libro nos da cuenta de una inmensa competición, una batalla heroica entre dos grupos expedicionarios (británico y noruego) en demanda de la conquista del Polo.

En el primer tercio del libro, el autor nos pone al día con los antecedentes, no solo de las expediciones antárticas sino de las experiencias previas tanto de Scott como de Amundsen. Desde que Cook circunnavegó el continente austral en 1773-74, avistando la banquisa antártica, se sucedieron expediciones y diversos intentos mas o menos afortunados de acercarse al gélido continente desconocido, y de todas ellas o las principales Javier Cacho da una somera explicación, si bien se concentra en las últimas, la del belga De Guerlache y la de Scott, Wilson y Shackleton con el Discovery, así como de la del propio Shackleton en solitario con el Nimrod.


De Guerlache viajó a la Antártida en 1897 en el barco noruego Bélgica, llevando como segundo oficial a un joven Amundsen, y al Dr. Cook, que luego disputaría a Peary el honor de llegar antes al polo Norte. Los expedicionarios del Bélgica fueron los primeros que pasaron el invierno en el Antártico. Esta experiencia y la que después hizo famoso a Amundsen, el recorrido exitoso por el legendario Paso del Noroeste a bordo del pequeño velero Gjoa,  le animaron a preparar una expedición al Polo Norte y encontrar el polo magnético.

Como bien dice Manuel Toharia en su prólogo, no es tanto la parte científica sino la aventurera  la que nos  atrae y atrapa la atención, llevando de la mano al lector hasta hacerle sentir el frío polar en sus huesos, la ansiedad por alcanzar la siguiente meta, el gruñido de los perros, el hambre o la emoción de los maravillosos paisajes que van encontrando.
Sin embargo, es también muy interesante comprobar como la aparente disparidad de ambos exploradores, Scott y Amundsen, van poco a poco convergiendo y llegando a un paralelismo vital muy curioso, que les unirá en su muerte, puesto que ambos terminan su vida entre las nieves, ambos de modo heroico y honorable. Nunca se encontraron personalmente, solo hubo un contacto por escrito: el telegrama en el que Amundsen le comunica a Scott su cambio de planes y que finalmente se dirige al Polo Sur, casi al mismo tiempo que lo esta haciendo Scott. Y por otra parte, la carta que Scott encuentra en el depósito instalado por Amundsen en el Polo, demostrando que ha llegado primero.

En el primer tercio del libro, pues, se nos pone en antecedentes de las anteriores expediciones y el historial de los exploradores, después se ocupa de los preparativos de Scott y de Amundsen para sus respectivas expediciones, así como del comienzo de ambas. A partir de ahí, Cacho alterna los capítulos narrando el avance de los noruegos con el de los británicos, creando un paralelismo casi novelesco. La sensación de estar participando en esa aventura es cada vez mayor.  Resulta conmovedora la última parte del libro, en la que relata el retorno de ambas expediciones tras haber culminado en el Polo su trayectoria, conflictiva en la noruega, dramática en la británica. Posteriormente narra el impacto mundial de ambas empresas, la emotiva publicación de los diarios de Scott, con los que entra directamente en la leyenda, y la continuidad de las exploraciones -esta vez, si, al Polo Norte- de Amundsen, así como su heroico final, que borra las posibles inconveniencias errores o injusticias anteriores de su vida como explorador.
Aunque el autor aporta los suficientes datos científicos para que el lector comprenda no solo la elección de los procedimientos, rutas, medios de transporte y demás en cada una de las expediciones, los datos técnicos  no solo no empañan el conjunto, haciéndolo aburrido o pesado, sino que, por el contrario, enmarcan perfectamente la narración; la aventura es la protagonista del libro. Es uno de esos casos en los que se puede decir que la realidad supera a la ficción.


La divergencia de ambos exploradores y de sus planes es manifiesta: cada uno proyecta una ruta distinta. Scott quiere seguir la ruta marcada por su antecesor Shackleton, que considera “territorio británico”, mientras que Amundsen, quizás por la misma razón prefiere usar una distinta, y siempre pareció sentir un cierto resquemor por haber ocultado sus planes, hasta el ultimo momento (sus planes públicos, como sabemos, eran dirigirse al Polo Norte y fueron cambiados por una serie de razones, entre ellas, la llegada al Norte del Dr. Cook y de Peary poco antes de salir).

Los medios de transporte y el proyecto del viaje, por otra parte, eran distintos.  El uso exclusivo de perros por parte de Amundsen, entrenado por los esquimales en su viaje al Paso del Noroeste, divergía de Scott, que prefería los caballos siberianos aunque también llevase perros como suplemento. La composición del grupo era mucho mas numerosa en la británica, mas interesada en las investigaciones científicas, y se componía de hombres de ciencia a veces poco expertos en moverse por la nieve.
En el verano antártico, ambos grupos expedicionarios fueron desembarcados, retornando los buques que los habían transportado, para evitar quedarse aprisionados entre los hielos. Mientras, los expedicionarios montan sus bases (en Cabo Evans los británicos, en la Bahia de las Ballenas los noruegos) y se preparan para pasar el terrible invierno antártico.

Javier Cacho
Al comienzo de la primavera siguiente, ambos se ponen en marcha. Ambos señalizan la ruta y van dejando en ella depósitos con alimentos y utensilios. Amundsen viajaba con un pequeño grupo humano y los perros para tirar de los trineos, mientras que Scott manejaba un complejo sistema de relevos humanos hasta quedar finalmente un grupo de cinco hombres que fueron los que llegaron al Polo... y murieron después, habiendo sufrido la desilusión por su fracaso.

En general, además de contar la aventura de modo ameno e interesante, la opinión que el autor sustenta es de que no fueron tanto el sistema de transporte o la organización del viaje como los fuertes cambios climáticos imprevistos para esas fechas, así como desafortunadas incidencias con varios miembros del grupo lo que acabó con las vidas de los cinco expedicionarios británicos. En cuanto a la competición, ciertamente los noruegos tenían una preparación menos científica pero  sí más práctica para sobrevivir en la nieve. En suma, el autor viene a destacar que, al margen de la competición establecida, ambas expediciones llegaron efectivamente al polo, que es lo más importante. Y si bien Scott no llegó el primero, consiguió muchas muestras científicas y observaciones que ayudarían a mejorar el conocimiento de la Antártida.  Ambas expediciones fueron, pues, importantes, y solo el dramático final de los cinco británicos puso la nota amarga en todo el proceso. Javier Cacho ha realizado un magnífico trabajo al contarnos esta historia. Además del excelente prólogo de Manuel Toharia, acompañan  al texto algunas fotografías y mapas (estos, quizás poco precisos) y una bibliografía suficiente sobre el tema.


 Ariodante


Reseña publicada en el número del mes de octubre de la Revista General de Marina


  

Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) Anuncios y Notas (1) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (4) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (469) mitologia (1) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (66) novela aventuras (11) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (13) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (35) Novela histórica (29) Novela histórica naval (17) novela intriga (17) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (4) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relato histórico (1) relato mitologico (1) relatos (10) Relatos Oeste (1) Relatos. (13) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (1) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog