26/1/13

PICASSO EN ACCIÓN

LA LUZ DEL GUERNICA

BALTASAR MAGRO

Roca editorial, 2012

A lo largo de las páginas de este libro, asistirá el lector al proceso de gestación y desarrollo del mundialmente famoso cuadro realizado por Picasso en 1937. Escrito como un reportaje novelado, el texto se divide en dos partes, separadas por veinte años de diferencia. Una primera, a modo de introducción, situada en el año 1917, año en el que, mientras sigue la guerra europea, Picasso viaja a Roma acompañando al grupo de Diaghilev, para el que estaba diseñando decorados y trajes. Le atraía, además, la presencia de la bailarina Olga Koklova, con la que más tarde llegaría a casarse. Desde Roma hace Picasso una excursión individual a Florencia, y allí contempla extasiado una pintura de Rubens, Los desastres de la guerra, que le dejará una huella indeleble.
La segunda y principal parte del libro es la que desarrolla la elaboración del Guernica, la inmensa pintura que fue encargada a Picasso por el Gobierno de la República española, en plena guerra civil, con el objeto de mostrarla en la Exposición Internacional de París. Quieren una obra que atraiga la atención del mundo hacia España. Que irradie luz sobre la destrucción y la muerte.
Cuando inicia el viaje italiano, Picasso está abandonando la fase cubista y a punto  de comenzar su fase clásica, sobre la que debió influenciarle mucho todo el arte que absorbió en ese viaje. Es un pintor conocido y reconocido, joven y pleno de empuje. En 1937, Picasso es un hombre maduro, famoso y con toda una «corte» alrededor, una tropa de ayudantes, sirvientes, amigos fieles, amantes y ex amantes. A pesar de vestir como un mendigo, Picasso en 1937 es un hombre rico, su obra está cotizadísima y posee varias casas, varios estudios, coche y chófer, mantiene a varias mujeres, su aún esposa Olga, su ex amante Marie Therese, y a Dora Maar, la actual amante y compañera. Su secretario y amigo Sabartés, cuya adoración y eficacia le solucionaba los problemas cotidianos de la vida, era  su sombra, cuidador, garante y vigilante de todos sus negocios.
Picasso está preocupado por la guerra española, y muy impresionado cuando conoce el bombardeo de Guernica. Hace ya un tiempo que recibió el encargo de realizar una gran pintura para la Exposición Internacional de París, pero no se acaba de decidir, es un hombre voluble, caprichoso, que prefiere pintar a su aire y al que le molesta verse condicionado por un encargo. Además, tras el bombardeo de Guernica, todos parecen presionarle para que «haga algo» al respecto, ya que la figura de Picasso es simbólica, y una obra suya en la Exposición lanzaría un mensaje al mundo.
El autor refleja bien las dudas del artista, su indecisión, las conversaciones con unos y otros, las distintas ideas llevadas al papel a modo de ensayos, bocetos o tanteos. Finalmente, inicia el proceso y la maquinaria se pone a funcionar: toma de medidas, encargo del inmenso lienzo, decisión del lugar donde realizar el trabajo (el ático, antiguo granero de su casa de Grand-Augustins), las dificultades de colocación de un lienzo tan enorme, etc.  Cuando comienza a pintar, el lector va a seguir paso a paso, en capítulos breves, los avatares del trabajo artístico, (que Dora Maar plasmará en cientos de fotografías),  toda una serie de dibujos preparatorios, que ayudarán a seguir el proceso. Unos cuantos amigos ―pocos, y elegidos―podrán ver las distintas fases que va tomando la pintura.
Picasso tiene una idea de conjunto, pero no precisa, y a medida que las figuras van cubriendo el inmenso lienzo vacío, cambia varias veces su ubicación, tamaño proporciones, en relación al conjunto. No quiere hacer algo concreto sobre Guernica, aunque lo titule así: quiere implicar la Guerra, con mayúsculas. La desolación que sigue a la guerra. Eso sí, hay figuras muy relacionadas con España, de cuya contienda recibe constantemente noticias: el toro y el caballo, cuyas posiciones en el cuadro son importantes y de fuerte presencia. Pero en él, con el estilo que le caracteriza en esa etapa, fuertemente expresivo y duro de líneas, van a surgir figuras que el artista lleva guardadas en su mente desde hace años: las figuras de Rubens que le impresionaron en Florencia. No desea color. Picasso siempre fue más aficionado a las líneas que al exceso de cromatismo. Como buen español, el negro está presente y tiene en esta pintura un simbolismo excepcional. Blanco, negro, gris. Luces y sombras. Leves veladuras azules, ocres. Y una composición de una titánica presencia, que podrá generar cualquier cosa menos indiferencia.
Picasso, ''Guernica,'' 1937
Hay un detalle curioso: al principio del libro se produce un encuentro simbólico, dos modos de ver la vida: la artística y la militar. Durante el viaje en tren a Florencia, el autor hace coincidir a Picasso con alguien que en un futuro será una importante pieza en la guerra civil: el entonces comandante Emilio Mola. Y ambos intercambian puntos de vista sobre la fotografía, afición común, en relación con la pintura y con la vida. No coinciden, claro, en la manera de ver la situación de España. El encuentro será fugaz, pero dejará una grata impresión en Picasso. Además, Mola olvida en su asiento una pequeña y sofisticada brújula, que es inmediatamente «fagocitada» por Picasso, que era un coleccionista nato. A lo largo de la guerra, Picasso sigue con interés el nombre del general Mola….y conserva la brújula. Y curiosamente, al finalizar el Guernica, tiene noticia de la muerte del general. Un círculo que se cierra.

Baltasar Magro presenta, con buena prosa y narración amena, el relato de cómo surge una gran obra artística, y nos acerca a la difícil personalidad de un gigante, a pesar de su corta talla, un hombre extraordinario y genial, aunque conflictivo y contradictorio, probablemente insoportable en su cotidianeidad, pero seguramente encantador, ya que no hay más que ver la devoción que le profesaban sus íntimos. El libro gustará a los amantes del arte pero también al gran público, ya que presenta de modo sencillo y claro todo el proceso artístico, y además, el Guernica no es solo una obra de arte, sino, ante todo, un símbolo.
Baltasar Magro Santana (Toledo, 1949) estudió Filosofía y Letras en la Universidad Autónoma de Madrid y, más tarde, Periodismo. Durante más de treinta años ha trabajado en diferentes televisiones como guionista de programas culturales, documentales y de entretenimiento, y como director de diferentes espacios informativos, entre los que destaca su vinculación al mítico Informe Semanal. En la actualidad, desarrolla su actividad profesional en los medios impresos. Su obra literaria se inicia con El círculo de Juanelo (2001), novela que obtuvo un gran éxito, con diversas ediciones y buena acogida de la crítica. Le siguieron La sangrienta luna (2002), Carrosanto(2002), Los nueve desconocidos (2004), En primera línea (2006), La hora de Quevedo (2008).

Ariodante

22/1/13

MOTIN A BORDO


EL NAVÍO CONGRESO MEXICANO

Motín a bordo

LUIS DELGADO BAÑÓN

Ed. Noray, 2012

En este nuevo volumen de la Saga Marinera Española, que hace ya el número veintidós, vuelve como narrador y protagonista el capitán de navío Adalberto Pignatti, Beto, cuñado de Santiago Leñanza, mientras éste continúa en situación de exilio en Portugal. Como suele ser habitual, Luis Delgado  hace un breve resumen del estado de cosas en la familia protagonista de la Saga para situarnos, aunque el libro, como todos los de la colección, puede disfrutarse sin necesidad de haber leído los anteriores.
Narrado con equilibrio entre los datos históricos y la acción novelesca, atractivo por la variedad de los paisajes, con el lenguaje de la época, oliendo a mar y sintiendo el movimiento del barco bajo los pies, Luis Delgado Bañón en este nuevo volumen nos trasporta a países lejanos donde vivimos aventuras diversas, fuertes tormentas, batallas, insurrecciones y dramáticos momentos que nos mantienen en vilo hasta el final, además de tropezarnos con alguna sorpresa en la parte novelesca. Esta va a ser la historia del primer motín consumado en la Real Armada. Ya hubo un intento de indisciplina en el navío San Juan Nepomuceno, comandado por Churruca, y que el autor narra en el volumen 9. Pero este va a ser el primer motín verdadero, que se irá gestando lo largo de las interesantísimas páginas de la novela.

Velero antiguoCorre ahora el año 1824. Perdidos el virreinato de Nueva España y el de La Plata, las últimas informaciones que han llegado de las tierras americanas son bastante pesimistas: en el virreinato del Perú se libran batallas por doquier, con los generales San Martín, Bolívar, Sucre, mientras el virrey La Serna intenta contenerlos y en el puerto de El Callao el brigadier Rodil se hace fuerte a pesar del bloqueo al que les somete la escuadra del almirante Guise. De ahí que el navío Asia y el bergantín Aquiles, comandado por el teniente de navío José Fermín Pavía, sean enviados en demanda del Perú. Beto embarca en Cádiz como segundo de a bordo del Asia, comandado por el capitán de navío Don Roque Guruceta, con la misión de apoyar la lucha contra los rebeldes independentistas y defender las costas peruanas con la potente presencia de sus 74 cañones. La derrota pasará por Canarias, las Malvinas, doblando el cabo de Hornos hasta llegar a Chiloé, aún plaza fuerte española.
La vida a bordo en el viaje de ida discurre dentro de los cauces de normalidad, y disfrutamos con Beto del aire marino, del que tan necesitado estaba después de tanto tiempo en tierra. Mediante instructivas y muy interesantes conversaciones entre la oficialidad, conocerá el lector curiosos detalles e historias de los lugares donde van fondeando, así como la conflictiva y caótica situación que les espera en el virreinato del Perú, convertido en un conjunto de taifas con luchas intestinas que España podría haber aprovechado, de haber tenido lucidez política y suficiente presencia militar, puesto que la división entre los independentistas nos favorecía. Pero para ello era preciso enviar tropas y tener una Armada potente; ambas cosas brillaban por su ausencia, como bien nos cuenta el autor.
 También va el lector comprobando los problemas de la vida a bordo y de la marinería, muy entremezclada de indianos y de independentistas soterrados; la oficialidad, en la que hay un poco de todo, algunos muy dados al castigo fácil  y, lo más problemático: el voluble e indeciso carácter del comandante Guruceta, que va creando en el ánimo de Beto un creciente malestar, rememorando las escenas vividas en La Plata con el queche Hiena, diez años atrás. Todos estos ingredientes darán  un resultado dramático.

Tras superar una fuerte tormenta, al llegar al Callao se libra una batalla contra la escuadra de Guise, de la que salen vencedores los españoles.  Requerida su presencia al sur, fondean en el puerto de Quilca, y del interior llegan noticias: está a punto de librarse en el interior, un importante enfrentamiento entre las fuerzas realistas, al mando del virrey La Serna y las insurgentes, con el general Sucre. Tras muchos choques parciales y movimientos de tropas, finalmente, el 9 de diciembre de 1824 tiene lugar la batalla de Ayacucho en la que el virrey La Serna es herido y hecho prisionero, la batalla vencida y perdida la posición española.
Guruceta toma de inmediato una decisión: el Asia, acompañado del Aquiles aproan rumbo a Manila, muy mal avituallados, con racionamiento de alimentos y agua. Millas antes de llegar a Manila, en la isla de Guajuán, donde fondean para hacer aguada y renovar alimentos frescos, explota lo que ha ido gestándose a lo largo del penoso viaje por el Mar del Sur: el motín. Los capítulos que lo narran resultan de un fuerte dramatismo, vivido por Beto con sentimientos de humillación y de dolor. La acción corre a raudales en esta última parte, y las cuerdas de la emoción se tensan al máximo.

 En  un epílogo histórico el autor explica el tornaviaje histórico del Asia hacia México y su cambio de nombre, que dará título a esta novela. Incluye esta edición dos mapas, donde se nos muestra la derrota seguida por Beto en el Asia hasta El Callao y la travesía por el mar de Sur hasta Guajuán. Tenemos, pues, garantizados con esta novela el interés histórico, el entretenimiento y disfrute de las aventuras de Beto y demás personajes, plenos de emoción y acción marinera.

Ariodante

Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) Anuncios y Notas (1) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (3) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (466) mitologia (1) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (66) novela aventuras (11) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (11) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (35) Novela histórica (29) Novela histórica naval (17) novela intriga (17) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (4) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relato histórico (1) relato mitologico (1) relatos (10) Relatos Oeste (1) Relatos. (13) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (1) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog