12/12/12

ELENA EN GUERRA


LAS GUERRAS DE ELENA

MARTA QUEROL

B de libros

e-book, 2012
Libro papel, 2014


Segunda novela de la autora valenciana Marta Querol, aunque puede leerse de modo independiente, debe mucho a la anterior, El final del ave fénix, de la cual es continuación y secuela, por eso la citaré a menudo, ya que por tema y por estilo, las considero muy ligadas. Los mismos personajes y otros nuevos, desarrollan una historia que comenzó en los años previos a la guerra civil y que ahora, en este libro, se concentran en los años sesenta y setenta, previos a la transición de la dictadura a la democracia. Por tanto, aquellos que hayan leído El final del ave fénix se encontrarán con el mismo ambiente, y los problemas ya conocidos de la familia valenciana Lamarc-Company, dueños de sendas empresas de confección de ropa infantil. Elena Lamarc, al frente de su empresa, con la cabeza bien alta, afronta la vida en solitario, tragándose las lágrimas y con una fuerza de voluntad arrasadora, preocupada sobre todo por su hija Lucía a la que quiere salvar a cota costa de los problemas que le llueven por todas partes. Ejemplo de una mujer fuerte, que lucha con todas sus fuerzas contra un ambiente opresivo y hostil, demostrando que se puede vencer.

Estructurado el texto en tres partes, (más prologo y epílogo) del mismo modo que tres partes dividían la anterior novela. Guerra de secesión, Guerra fría y Guerra a muerte, tres buenos títulos que ya nos anticipan lo que va a pasar. En el prólogo, una imagen dramática, un momento de esos en los que la vida pasada se presenta de golpe y a la carrera, preparándonos para lo que va a venir. Principio y final, todo en un sobresalto.
A lo largo de las dos primeras partes, la vida continúa donde se quedó: la ruptura del matrimonio de Elena y Carlos, con la participación estelar de Verónica. La madre de Elena, Dolores, su padre, Gerard, tienen papeles secundarios; algunos empleados y socios, como Dávila, anterior dueño de Loredana y ahora accionista del nuevo propietario, Carlos; amigos anteriores y otros nuevos, como el exótico Djemal de ojos negros… todos van desfilando por las páginas del libro cumpliendo un papel. Sin embargo, hay un eje alrededor del que todos esos personajes y los que van emergiendo a lo largo de la narración: Lucía, la hija de Elena y Carlos. De hecho, es el personaje que, como un catalizador, hace moverse a todos los demás. Si bien Elena es la protagonista titular, en realidad es Lucía la que determina toda la acción. La existencia de Lucía, su estar-allí. Lucía lo mira todo con sus ojos de niña, primero, sin comprender nada, y de adolescente, después, atisbando situaciones que malinterpreta o que preferiría no ver. Una adolescencia que casi la convierte en adulta antes de tiempo.

Como en la precedente novela, las referencias al contexto social y político son siempre indirectas, si bien en esta novela aún se notan menos, ya que observamos que la autora potencia la relación entre los personajes, aumentando paulatinamente la tensión, a veces tremenda, fortísima, entre el triángulo central, ampliando los detalles que suman y activan el dramatismo de la situación vivida por ellos. La delimitación psicológica de los personajes, el marcaje muy cerrado a cada uno, nos hace entrar en la piel de todos y comprender las motivaciones de cada uno, incluso las malvadas y retorcidas. Narrada en tercera persona siempre, salvo cuando se citan cartas o mensajes,  pasa de una a otra óptica: a veces miramos con los ojos de Elena, a veces con los de Carlos, y a veces, incluso, con los de Verónica, personaje que se nos hace odioso, pero cuya verosimilitud queda patente, porque la lógica de su funcionamiento es matemática, de manual.

Tanto Carlos como Elena van apareciendo con defectos y virtudes, cara y cruz. Ambos metidos de lleno en sus respectivos trabajos; en esta parte la autora se explaya quizás en demasiados detalles que a veces pueden retardar un poco el ritmo de la acción general, o que quizá sean innecesarios. Lo que se echa de menos es algo más de contexto social español. Fue una época importante de la que solo se nos ofrecen algunas referencias directas –la muerte de Franco, un asesinato de ETA― y otras como telón de fondo ―los nacientes movimientos sindicales, las vindicaciones sociales, los lentos movimientos emancipatorios de una sociedad que lleva años con un corsé que se le ha quedado pequeño.

La tercera parte es explosiva, sin embargo. Todo lo que se ha ido gestando en las dos primeras, la tensión acumulada, las maquinaciones en la sombra, la lenta urdimbre de la trama con que Verónica pretende ganar la partida a Elena, todo ello explosiona en esta última parte, ambientada no solo en España, sino en varios países árabes y sobre todo, el Líbano, un país en plena guerra civil abierta, y en este caso las salpicaduras llegan a Elena. ¡Y cómo! Lo que Elena vive allí es no solo una turbulencia bélica sino una verdadera pasión. Quizás el personaje de Djemal sea el más difícil de encajar, pero aun así, es creíble. La acción continúa en un breve trasbordo en Munich, donde Elena ―y el lector― sufre un verdadero shock.  Pero la cosa no queda ahí. Al retorno de su azaroso viaje, las novedades se disparan en torno a ella. Un cúmulo de situaciones, unas externas ―Verónica y Carlos plantean nuevos problemas y amenazas, Elena recibe una sorprendente visita, Dávila descubre una intriga peligrosísima― y otras en su propia casa ―Lucía crece, la abuela Dolores se instala con ellas.

El lector lo ve todo desde el privilegiado mirador que nos presenta la autora y va atando cabos pero sin poder imaginar lo que viene después, aunque algo intuya. La emoción y la tensión están garantizadas en esta última parte. Sorprendentes situaciones que rizan el rizo de situaciones ya de por sí enrevesadas y complicadas, pero verosímiles.
En suma, una novela atractiva, ágil y sobre todo de ritmo in crescendo que lleva al disparadero final. Realista al ciento, de estilo mejorable, ya que en mi opinión es demasiado lineal, narra minuto a minuto ―a veces casi en tiempo real― la acción que desarrolla, lo cual no siempre es necesario, porque además, refrena el ritmo. Usa, asimismo, un lenguaje en exceso coloquial en la narración, y en ese sentido es muy semejante a la anterior novela publicada. Sin embargo, el resultado, aunque con algún pequeño desequilibrio, es positivo, y nos deja esperando una tercera parte que cierre el círculo que queda aún abierto.

Marta Querol, es valenciana, economista y asesora de empresa, autora de diversos relatos cortos, colaboradora en distintas publicaciones locales y foros de literatura; ha participado como jurado en algún certamen de relatos y es autora del cuento infantil El niño que se convirtió en Rey Mago. Se inició en la literatura por la puerta grande con El final del Ave Fénix, (Aladena, 2010) una de las finalistas del premio Planeta 2008.


Ariodante



Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (3) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (460) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (64) novela aventuras (11) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (11) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (32) Novela histórica (29) Novela histórica naval (17) novela intriga (17) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (4) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relatos (10) Relatos Oeste (1) Relatos. (13) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (1) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog