20/7/12

RESCATANDO UN CLÁSICO


LA HIJA DE HOMERO

ROBERT GRAVES

Edhasa, 1992



Los hijos de Homero era el apelativo que se les adjudicaba a los bardos o poetas que cantaban las leyendas y los poemas épicos griegos, las hazañas de los héroes de Troya y de los dioses olímpicos. La obra que nos ocupa hoy, La hija de Homero, tiene diferentes lecturas. No sólo es una novela ambientada en la Magna Grecia,  o sea, en la Sicilia de una indefinida época post homérica,  basada en una reinterpretación absolutamente libre de la parte final de la Odisea, sino que también reflexiona sobre la poesía y los poetas, los narradores y las distintas versiones de los mitos. Y para rizar más el rizo, como Graves era un personaje controvertido, rompedor de moldes y barreras, pone la narración en boca de una mujer, que finalmente resulta ser, según la carga de profundidad que lanza la novela, la poetisa o Hija de Homero, que reescribe la Odisea y le da su toque personal al canto. 
Una princesa elimana, Nausícaa,(Nausicaa=quema de barcos) descendiente de la estirpe troyana, asentada en Sicilia, en Erix, el extremo occidental de la isla, nos narra en el prólogo la historia de su pueblo y de su familia; y nos avisa de que ha escrito un poema épico basándose en los dramáticos sucesos que nos narra a continuación.
Hay dos maneras de afrontar esta novela: una, desde la ignorancia de la historia de Ulises, narrada por Homero en la Odisea, y entonces disfrutar de una narración que te atrapa desde el primer momento y que tiene su intriga y su sabor griego. La otra, desde el conocimiento homérico, con una gran dosis de tolerancia y de humor, y entonces disfrutar de la novela como si de un juego se tratara.
Cabría una tercera opción: indignarse con Graves, y cerrar el libro cuando uno se da cuenta del calibre herético de lo que nos está contando. Pero creo que esta opción es la menos recomendable.
La novela está muy bien escrita, implica un dominio absoluto de la mitología griega, incluye varias narraciones internas y variaciones de otras narraciones, imagina una Odisea distinta y atribuye la que conocemos a Nausícaa, la protagonista, que no es la hija del rey Alcínoo y la reina Arete, del país de los feacios, donde recala Ulises y recibe ayuda para llegar a Ítaca, sino la hija del rey Alfides, hermana de Laodamante, de Halio (desterrado por su padre), el joven Clitóneo y el niño Telegonio.
Todo empieza porque la esposa de Laodamante, aburrida y sin hijos, le pide a su esposo que le traiga un collar. Y a partir de su marcha, comienzan a ocurrir toda una serie de desgracias: el rey parte a Grecia en busca de noticias de su hijo mayor, después de meses sin noticias, el regente, Méntor en qué se ve de contener a los enemigos del rey que abusan de la hospitalidad de palacio y pretenden casarse con Nausícaa (que, cual Penélope, les va dando largas), Clitóneo, cual Telémaco, tampoco puede enfrentarse a tanto enemigo, el patrimonio de palacio va disminuyendo, y las cosas se complican. Pero Nausícaa tiene un encuentro en la playa con un héroe desconocido, Etón, en el que deposita sus esperanzas (y del que se enamora perdidamente), y con el que, tras el asesinato de Méntor y de Laodamante, Nausícaa y Clitóneo traman un plan para conseguir la venganza y salvar a la familia de la vergüenza y el oprobio al que se ven sometidos. El premio será el lecho nupcial, lógicamente. Y el plan no es otro que repetir la historia de cómo Ulises –en este caso, Etón- tensó el arco y mató a los pretendientes. En el capítulo final, Nausícaa nos cuenta cómo se sirvió de tales sucesos y de otros textos clásicos, reinterpretados, para escribir un poema  que resultó ser... la Odisea.

Antes hemos hablado de otras posibles lecturas, pero yo dejaría de lado los intentos de Graves de introducir nuevas tesis mitológicas y disfrutaría con la lectura, como si de un juego se tratara. Esta reescritura de Homero puede sonar a herejía, si se toma como un ensayo sobre mitología o como una revisión del poema, y si el lector tiene inclinación clásica; otros pueden encontrar la idea como feliz y apropiarse dichas tesis. Yo considero que lo mejor es tomarlo como una simple fabulación en la que se riza el rizo y se juega con las historias míticas y con los personajes, dando explicaciones alternativas posibles, cambiando los nombres y alterando los papeles, como si de un juego de las sillas se tratara. Todo el mundo ocupa el lugar del otro hasta que finalmente uno queda en pie y sin silla. Y me inclino por pensar que no es Homero el que se ha quedado sin silla.

Robert Graves (Londres, 1895- Deiá, Mallorca, 1985) fue escritor, poeta, erudito e investigador de la mitología griega británico afincado en España en sus últimos años. Graves se educó en la escuela Charterhouse ganando una beca para la Universidad de Oxford), donde prosiguió sus estudios. Participó y fue herido gravemente en la I Gran Guerra. Publicó su primer libro de poemas en 1916. Obtuvo una plaza en la Universidad de El Cairo, adonde se instaló con su esposa, sus hijos y la escritora  Laura Riding, con la que fundó la editorial Sizin Press. Allí conoció y trabó amistad con T.E. Lawrence, sobre el que escribió su Lawrence y los árabes. En 1929 descubrió Deiá (Mallorca), pero hubo de salir de allí al comienzo de la Guerra Civil española.  Tras la guerra mundial, se instaló definitivamente en Deiá,  y en 1950 se casó con segunda mujer. Y allí escribió sus obras más famosas, entre su extensa producción. Destacó, además de sus novelas de tema mitológico griego e histórico romano, por sus heterodoxas interpretaciones de la mitología, expuestas, sobre todo, en La Diosa Blanca, y Los Mitos Griegos. También es conocido su interés, en los años cincuenta y sesenta, por los hongos alucinógenos y lo que se ha venido en llamar enteogenia (entheos=dios adentro), significando con ello los trances poéticos, la posesión divina, la inspiración artística (inducida, suponemos, por la ingestión de un cierto hongo). Llevó una vida nada convencional, muy propia de un poeta, que era como él se consideraba a sí mismo.
  


17/7/12

MISTERIOS DE LA MAR


BARCOS DESAPARECIDOS 


Y SU MISTERIO

VÍCTOR SAN JUAN

Ed. Sílex, 2012

«Un barco desaparecido es el que no llega cuando se lo espera. El que no responde a las llamadas―nos dice el autor en la introducción al libro―. En sí, un barco desaparecido es un caso paradójico, pues mientras no pueda dársele explicación solvente existirá como asignatura pendiente en su propia inexistencia física, es decir, su desvanecimiento y desaparición. Y una de sus características más estremecedoras, la total y absoluta falta de testigos, lo que contribuye a ahondar el misterio y a dificultar aún más, si cabe, la resolución del caso».

Dieciséis casos «olvidados» se estudian en este ensayo. Dieciséis desapariciones de embarcaciones con las tripulaciones incluidas, de las que sólo uno o dos pecios han sido localizados muy recientemente, gracias a los nuevos avances tecnológicos de búsqueda. No sólo el hecho de la desaparición en sí, sino los antecedentes, la historia previa, el contexto, y una infinidad de detalles que, además del interés por sí mismos, ofrecen o pueden ofrecer una posibilidad de entender qué pudo pasar.
Desde el galeón Santo Cristo de Maracaibo, evaporado por completo ante la ría de Vigo en 1702, pasando por las interesantísimas aventuras exploratorias del conde La Perouse (1785) y la  desaparición tanto del conde y tripulantes como sus barcos Boussole y Astrolabe; el dramático final del navío San Telmo en aguas antárticas (1819); las múltiples exploraciones del funesto «Paso del Noroeste» en aguas árticas, con la desaparición  de John Franklin y las bombardas Erebus y Terror. La inexplicable desaparición del crucero protegido Reina Regente en aguas del estrecho de Gibraltar, y la aún más inexplicable ausencia de investigación competente al respecto. El conocido y controvertido caso de los submarinos B-5 y C-5, en plena guerra civil española, lo trata el autor con todo detalle. O el submarino atómico USS Scorpion, desaparecido en plena guerra fría (1968) en aguas atlánticas. Y no sólo habla el autor de grandes barcos: la balandra Spray, cuyo patrón, Joshua Slocum, navegante bragado, tras una vida en la mar desapareció en 1909 navegando hacia las bocas del Orinoco y nunca más se supo. Y el yate Orgía, patroneado por Toni Torres, mucho más recientemente (1980), se evaporó entre la bruma, en aguas de las Baleares, sin que se haya podido saber de él. O el caso del mercante Cabo Villano, (1942) esfumado en un temporal en aguas brasileñas; el remolcador Southern Cities, del que sólo apareció su remolque en 1966 en pleno golfo de México. Y otros muchos casos de navíos, submarinos, petroleros, yates, cruceros, etc. citados en los antecedentes de cada caso, o en los hechos colaterales, regalándonos múltiples anécdotas y curiosidades que amplían la visión de los hechos y sus posibles interpretaciones.
El autor ha abordado muy profundamente en este libro una tarea sin resolver en la investigación histórica naval. Una tarea ingrata de la que, incluso, se ha tratado de esquivar posibles responsabilidades u ocultar los hechos. Porque si bien se ha hablado mucho de naufragios, en el caso que nos ocupa no sólo se trata de ello: se trata de que el barco no apareció, siendo muchas veces ignorado y ninguneado por la historia posterior. Víctor San Juan, cual moderno Atlante, coloca sobre sus hombros este ingente peso, e intenta con una documentación detallada y exhaustiva, contarnos la historia y analizar las posibles variantes, recogiendo y aportando hipótesis a la vez que saca conclusiones derivadas de los datos que se presentan.

 En España, ―a diferencia de otros países marineros, Inglaterra, Francia, Holanda, EE.UU.―desaparecer en el mar es caer en el olvido más cruel. Tengamos en cuenta que con los barcos desaparecían tripulaciones completas: ¡cientos de vidas humanas! Esto es lo más grave y penoso. Investigar sobre ellos es algo que debería sernos obligado no sólo moralmente, puesto que existe una deuda de la sociedad para con estas muertes, sino por imperativo legal. Tarea imprescindible es desmantelar falacias como la del «Triángulo de las Bermudas», o misteriosas «abducciones extraterrestres»,  cubiertos de una pátina de esoterismo que les hace entrar en la literatura y alejarse de una indagación rigurosa y científica. Todo país con una marina debería estar obligado a esclarecer este tipo de sucesos, para averiguar las causas y prevenir errores en un futuro, así como tomar las medidas adecuadas para penalizar las incompetencias y fallos de previsión por parte de las personas responsables de ello.

Libro muy destacable por los hechos recuperados del olvido, narrados y muy bien documentados y expuestos, tanto lo comprobable como las posibles hipótesis; muy loable su intención de investigar de modo científico sobre casos que muchas veces se han tratado de modo arbitrario o legendario, con explicaciones más propias de la ficción que de la ciencia. El autor, como navegante, conoce a fondo no sólo los detalles de la navegación de los distintos tipos de embarcaciones, sino que además, como ingeniero,  entiende y trata de explicarnos la constitución interna, la estructura que los define y marca, los posibles errores en las reparaciones o el uso indebido de muchos barcos que pueden haber determinado ese triste final. Y lanza con todo el libro una voz que esperemos no clame en el desierto del silencio, animando a traer luz a la oscuridad reinante, a desvelar misterios que podrían no serlo.

Víctor San Juan Sánchez (1963) es escritor, ingeniero y navegante, cursó estudios de Ingeniero Técnico de Obras Públicas en la Universidad Politécnica de Madrid. Es, asimismo, uno de los pocos navegantes españoles que cuenta con victorias en regatas de barcos de vela en circuito y pruebas costeras, de media distancia y raids oceánicos de larga duración.  Tiene casi una veintena de escritos literarios, y nueve obras publicadas, en las que combina las novelas históricas y de ficción con los estudios de investigación de tema marítimo. Ha ganado dos veces el premio Nostromo de Literatura Náutica. Con ocasión del Bicentenario de la Batalla de Trafalgar (2005) recibió la Medalla de la Fundación Letras de la Mar por el estudio Trafalgar, Tres Armadas en Combate (Sílex, 2005) y la novela Memorias de Trafalgar (Noray, 2005). Asimismo, publica con asiduidad artículos y colaboraciones en periódicos y revistas como la Revista General de Marina, Revista de Humanidades, suplemento náutico del diario El Mundo, etc.
Ariodante
Mayo 2012

FICHA TÉCNICA:
Ed. Sílex, Colección Serie Historia
ISBN: 978-84-7737-598-2
Págs.: 279
Fecha edición: mayo 2012



Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) Anuncios y Notas (1) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (4) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (478) mitologia (1) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (68) novela aventuras (13) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (14) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (35) Novela histórica (30) Novela histórica naval (17) novela intriga (17) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (4) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relato histórico (1) relato mitologico (2) relatos (11) Relatos Oeste (1) Relatos. (14) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (2) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog