16/11/11

PACO LÓPEZ MENGUAL NOS LLEVA DE VIAJE

EL ÚLTIMO BARCO A AMÉRICA
PACO LÓPEZ MENGUAL
Ed. Temas de Hoy, 2011

La novela que analizamos en esta ocasión resulta un tanto difícil de clasificar. Aventuras, fantasmas, amor, historia,… En la contraportada se nos cita a Tom Sawyer,  y los argumentos de las películas El bosque animado y Los jueves, milagro. Si hubiera de elegir entre ellas, la única que me trae una cierta similitud, un cierto “aire de familia” sería El bosque animado, el relato de W. Fernández Flórez que dio base al film homónimo. Si algo tiene de Berlanga es el humor negro que transpira toda la novela. En realidad, el autor ha escrito una novela de iniciación, historia de amor incluida; pero es el modo en que la escribe, con ingenuidad, frescura, humor, lo que la hace entrañable.
Iniciación a la vida de un adolescente asilvestrado, el pastor Marcial, que, con su hermano mayor, Negrillo, y su perro Fetén, cuidan el rebaño de ovejas, que es todo lo que tienen; todo lo que conocen es su monte y el pueblo norteño, Barreiro. Periódicamente visita la tumba de sus padres, a los que les cuenta sus problemas, experiencias e incluso sus secretillos. La acción ocurre en los años de la guerra civil, pero de la guerra sólo llegan ecos, noticias aisladas, rumores, leyendas, que se unen a las leyendas locales, ya de por sí imaginativas, como la del Kurchú (ogro malvado), la bruja de la montaña que copula con serpientes; el capitán Galápago y la mítica mina de oro bajo la capilla de la Virgen, donde supuestamente trabajaban esclavos negros; los hermanos Lajara, huidos por el monte; los once fusilados del barranco de Castro, que se aparecen noche tras noche, en una danza macabra sobre un supuesto “mapa” de Sudamérica, símbolo de los sueños de Marcial. Porque el joven pastor lo que quiere es irse a América a buscarse la vida en el nuevo mundo, para él un mundo del que imagina maravillas. Pero necesita dinero y un barco.

Una colección de personajes a cual más pintoresco puebla la narración: el pastor Ojopirri, mentor de los dos hermanos al quedarse huérfanos, a los que les lega el rebaño cuando decide emigrar a América; Carmita, la amante mellada de Negrillo; Elisa Febrero, la viuda de Alberto, una rubia que enloquece a todos y especialmente a Marcial; Federico el Chato, su pretendiente, con su nariz de plata y mirada asesina; Don Andresín, el cura del pueblo; el Chicarrón, cazafantasmas con pinta de superhéroe. Todos ellos desfilan por los capítulos de la narración, contada en primera persona por el quinceañero Marcial, que entra a trompicones en la vida de adulto, entre ingenuidades y sueños, entre visiones de espectros y visiones muy reales y tangibles, como es la rubia Elisa, la mujer de Alberto, uno de los fusilados en el barranco. Y en la vida de adulto está el amor, el físico y el ideal, que en su caso andan algo embarullados. Propenso a la exaltación y fogosidad amorosa, cae rendido cuando ve a Elisa. Sin embargo, cuando Carmita se le acerca, no puede evitar encenderse un fuego en su cuerpo. El descubrimiento del anillo de boda de Elisa le hace creer que le está destinada en alma y cuerpo, y se dedica a cocinar filtros de amor para hacerla caer en sus brazos.

Como una aventura mezcla de  Stevenson y de Twain a la española, el joven pastor Marcial entra en funciones de adulto por azares de la vida. Pero toda una serie de obstáculos se oponen al cumplimiento de sus deseos y sucesivamente debe, como en una carrera hípica, ir saltándolos hasta llegar al final. El autor mantiene muy bien el ritmo, los capítulos son cortos, el texto ágil, la acción es continua,  con toques de humor francamente divertidos en algunos tramos, en otros, el humor es negrísimo; y aunque el pueblo está en el lado nacional, y los asesinados son republicanos, en general el autor trata de mantenerse bastante por encima del conflicto político, que queda como un telón de fondo, un marco donde se inscribe la acción. De hecho, el autor pone en boca de D. Andresín, hablando con el alcalde de Barreiro. “Estamos en guerra. Si Barreiro hubiese quedado en zona roja, otros once vecinos del pueblo, entre los que, con seguridad, estaríamos usted y yo, habrían sido obligados a subir a un camión de la CNT”, tras lo cual relata lo que le pasó en Valencia –zona roja- a su hermano Nicolás, párroco también, a su sacristán y monaguillos que le acompañaban. Contado con un humor negro, pero haciéndonos ver que en ambos bandos no se andaban con chiquitas.

Únicamente me choca el rol asignado en la novela a la Guardia Civil, que en la guerra se mantuvo fiel a la República, uniéndose a la Guardia de Asalto. Más parece el papel de la Benemérita en la posguerra, en la que Franco les dio la faena más ingrata, un poco en revancha.  También resulta un poco discordante el que la única manera de que los fantasmas republicanos se tranquilicen sea su traslado al cementerio, para reposar bajo lápida y cruz (cuando es un grupo de no creyentes), pero quizás lo que más importa al autor es el que se cierre una etapa histórica colocando a todos, de uno y otro lado, en el mismo sitio: en el camposanto.

El clima de irrealidad, de fábula, que recorre muchos momentos de la novela, donde los límites realidad-fantasía se confunden, nos recuerda constantemente que estamos leyendo una novela, no una historia. Muy buena la  elección de nombres, francamente originales; y los símbolos: el del cedro rojizo es muy bello, así como el de los pajarillos que en él anidan, los chazarrines; y la rama de cedro con la palabra “América” grabada, imagen preciosa con la que acaba el libro.
En suma, una novela que se lee de una tirada, que atrapa, entretiene, y  que sale un poco de las clasificaciones habituales para ofrecernos una historia fresca, atractiva, entrañable. La presentación de la editorial es muy correcta: tapa dura, buen tamaño de letra, y una longitud ideal: 220 págs.
Paco López Mengual ,( Molina de Segura, 1962) es un escritor murciano nacido en el seno de una familia de comerciantes. Tras concluir su formación universitaria, se decidió a continuar el negocio familiar. Desde hace unos años compagina su profesión de mercero con su pasión por la literatura.  Publicó su primera novela en 2005, La memoria del barro. Le siguió El vuelo del mosca (2007) con la Editora Regional de Murcia. Tras ella, la colección de relatos La mansión de los mutantes (2008). Editorial Maeva, reedita El vuelo de mosca bajo el nuevo título de El mapa de un crimen (2009).

Etiquetas

 Mis Reseñas (1) Antología (3) Anuncios y Notas (1) arqueologico (1) arte (1) Artículos literarios (2) Articulos viajes (1) autobiografía (5) Cartas (2) ciencia ficción (1) Clásicos (1) Comentarios Artísticos (8) Comentarios Cinéfilos (11) Comentarios Cotidianos (7) Comentarios especiales (9) Comentarios Literarios (5) Comentarios Nostálgicos (6) comentarios poéticos (3) Comic (1) Cómic (2) Conferencias (1) cuento (2) Cuentos Ilustrados (1) Drama (1) ensayo (11) Ensayo arte (1) Ensayo biografico (13) ensayo histórico (6) Ensayo literario (6) Ensayos arte (1) Entrevistas (2) Eventos (33) Eventos artísticos (2) Eventos Literarios (35) libro ilustrado (2) Libros de viajes (3) literatura viajes (3) lliteratura de viajes (1) Memorias (4) Microrrelatos (1) Mis lecturas (9) Mis Reseñas (474) mitologia (1) mitología (2) naval (1) Notas (1) Novela (68) novela aventuras (12) Novela biográfica (6) novela ciencia ficcion (1) novela corta (13) novela de viajes (1) novela decimonónica (7) novela del oeste (3) Novela épica (1) novela fantástica (3) novela historica (35) Novela histórica (29) Novela histórica naval (17) novela intriga (17) novela japonesa (2) Novela polciaca (7) Novela policiaca (4) novela psicológica (1) Otros (1) POESIA (1) poesía (4) Recomendaciones literarias (2) Reflexiones literarias (1) Relato (8) relato histórico (1) relato mitologico (2) relatos (10) Relatos Oeste (1) Relatos. (14) Relatos.  Mis Reseñas (3) Reportaje (2) reportaje biográfico (2) reportaje viajes (3) reseñas (1) Reseñas (1) Teatro (1) Textos Memorables (4) Thriller (6) Western (7)

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog