28/4/16

TRES RELATOS DE HENRY JAMES

LOS PAPELES DE ASPERN
HENRY JAMES

Colección: Alba Clásica  
Traducción: Catalina Martínez Muñoz
ISBN: 97884-84284840
Páginas: 168

Junto a Otra vuelta de tuerca, la novela que nos ocupa, Los papeles de Aspern, es quizá la novela corta/relato largo más famosa y emblemática de Henry James. Completan el libro los relatos La lección del maestro y La vida privada.
Un año antes de publicar esta novela, en 1887, Henry James se instaló en Florencia con 44 años; allí conoció a una tal condesa Gamba, y vino a enterarse que ella guardaba en su poder la jugosa correspondencia de Lord Byron con su amada Teresa Guiccioli, que resultó ser tía del conde Gamba. James no consiguió convencer a la condesa de que le cediese o al menos mostrase estas cartas, que imaginaba sabrosas y con un enorme potencial literario para él.  Sin embargo, la condesa no dio su brazo a torcer y James hubo de volver a casa de vacío. No del todo, pues su fracaso dio pie para que escribiera un relato, y éste es Los papeles de  Aspern, donde su protagonismo lo traspasa a un joven crítico y editor buscador de información sobre el poeta Jeffrey Aspern que trata de conseguirla de una de sus antiguas amantes, (Juliana Bordereau),  que aún vive, anciana y aislada, en un palazzo veneciano. El joven editor entra con engaño a formar parte de la casa, alquilando una habitación en ella, con la excusa de que le entusiasma el jardín. La anciana, centenaria, vive casi en conserva, y es cuidada por una sobrina de edad indefinida que también vive al margen del mundo. El mundo en que se introduce es irreal y roza lo extraordinario, pero también roza la avaricia y trasgrede las normas elementales de la convivencia.
La lección del maestro  es un relato más corto, en el que James, como es en él habitual, introduce elementos de reflexión sobre el papel del artista, el trabajo creativo y la relación del artista con su entorno. En este caso toda la narración gira a la relación entre un maduro literato de renombre, Henry St. George, y un joven aprendiz de escritor, Paul Overt. Por en medio hay una dama, miss Fancourt, y ello les lleva a un sutil juego de “quítate tú para ponerme yo” en el que el más astuto es el que conseguirá el premio. El relato tiene un tono parabólico, salpimentado con un humor algo ácido. La opinión del veterano escritor (felizmente casado y con hijos) es que la familia interfiere en la actividad del artista; se trasluce la propia opinión de James, que permaneció soltero toda su vida.

La vida privada es el tercer y último relato, el más corto de los tres, está escrito con una cierta retranca humorística, y también en un tono de parábola: en un hotel de montaña suizo, se reúnen un grupo de ingleses del mundo de la literatura y el arte, charlan sobre sus actividades y pasean por la montaña; la doble faceta de escritor y hombre de mundo es el tema que se debate. Y siempre, una dama entre los caballeros, creando una sugestiva confusión.
El ritmo lento y la descripción sutil de los personajes, es muy propio de este autor, que es poco habituado a la acción y mucho a la introspección; las tramas son densas y complicadas, debido al uso del estilo indirecto, los múltiples puntos de vista y las estructuras complejas. La forma en que narra los procesos mentales de sus personajes lo convierte en uno de los precursores indiscutibles del llamado «flujo de conciencia», técnica que desarrollarán más adelante V. Woolf, J. Joyce o W. Faulkner.
Henry James (Nueva York, 1843-Londres, 1916), escritor nacido en el seno de una rica y culta familia de origen irlandés. Recibió una educación ecléctica y cosmopolita, que se desarrolló en gran parte en Europa. En 1875, se estableció en Inglaterra, después de publicar en Estados Unidos sus primeros relatos. El conflicto entre la cultura europea y la norteamericana está en el centro de muchas de sus obras, desde sus primera novelas. Maestro de la novela breve y el relato, algunos de sus logros más celebrados se cuentan entre este género, siendo asimismo un brillante crítico y teórico.


Fuensanta Niñirola


14/4/16

UNA SAGA ALEMANA

LOS BUDDENBROOK : DECADENCIA DE UNA FAMILIA
Buddenbrooks, Verfall einer Familie (1901)
THOMAS MANN
Edhasa, 2008
Traducción de Isabel García Adánez



Obra magna del escritor alemán, escrita ¡a los 25 años! traza un detallado retrato de una familia de comerciantes –inspirándose en su propia familia- del Norte de Alemania a lo largo de cuatro generaciones, de 1835 a 1876. Como todas las sagas, hay un despliegue de personajes,  tanto los de la familia y sus respectivos enlaces matrimoniales, como de los parientes políticos, los amigos y los compañeros, buscando con ello representar tipos sociales y costumbres que el propio autor conoció en su familia y ciudad natal. En palabras del propio autor, es una auténtica «historia del alma de la burguesía alemana».
Dividida en once partes, el texto se presenta como un verdadero peso pesado de la literatura. Toda una saga que, a la vez de contar las vivencias, éxitos y fracasos, ilusiones y penas de una acomodada familia alemana, deja traslucir un modo de vida: la historia de un país que se hizo con el esfuerzo y el trabajo de muchos emprendedores como éstos, fuertemente ligados a la religión y la política de su país, que hasta ese momento aún no habían mostrado apenas síntomas de la influencia de las ideas ilustradas.


El marco histórico-político es solo un telón de fondo: el recuerdo de las tropas napoleónicas, las sucesivas guerras (Prusia contra Austria, Prusia contra Francia), las escaramuzas revolucionarias del 48… todo eso es algo de lo que se habla en segundo plano y siempre, si se cita, es en relación a sus repercusiones en los procesos comerciales y a las vidas de los personajes. Lübeck era una ciudad libre, asociada a la Confederación germánica.
Los Buddenbrook son una más de las familias de la alta burguesía, en un momento de esplendor, que aspira a ir ocupando espacios de poder cada vez más altos, siguiendo el modelo de la aristocracia, pero entroncados en el mundo empresarial y financiero. Y lo buscan mediante el negocio, trabajando con verdadero tesón, a la prusiana. Una concepción del trabajo apoyada en parte en las ideas luteranas, la religiosidad pietista, y en parte en el concepto prusiano de la disciplina. El lema de la familia, grabado en la fachada de la casa, es “El Señor proveerá” (Dominus providebit). Por otra parte, las palabras “distinción y dignidad” se repiten como un leit motiv a lo largo de la obra. La familia ha de mantener el rango de modo digno y distinguido.
Sin embargo… las cosas no siempre son como se planean. Las primeras generaciones crean la empresa y  la hacen prosperar, la siguiente la mantiene en su prosperidad, pero se inician síntomas de peligro; la decadencia se hace visible en la última: es el fin. Obviamente de toda esta evolución se desprende un simbolismo social: actividades, modos y costumbres de una sociedad que en principio, tras Napoleón, era floreciente y poco a poco fue bajando como un soufflé, salvo aquellos que saben adaptarse a los nuevos tiempos y modos de hacer negocios. La burguesía moralista y religiosa da paso a una burguesía laica que mantiene la moral alejada de los negocios. De un modo u otro, la doble moral es algo que se trasluce de modo explícito, fuente de continuos conflictos en toda la novela.

Un Johan Buddenbrook que provenía de Rostock y se dedicaba al comercio, acabó por establecerse en la ciudad hanseática de Lübeck y fundar en 1765 la empresa de exportación de cereales que llevaría su nombre. Su consejo, repetido de padres a hijos era: “Atiende con placer tus negocios durante el día, pero emprende solo los que te permitan dormir tranquilo por la noche”. Es esta una norma moral, un código de honor, de respetabilidad que les garantiza el prestigio social. Nada de negocios sucios, nada de bajezas ni engaños. Su hijo Johann Buddenbrook (1765-1842), con el que comienza la novela, es ya un anciano comerciante que ha hecho prosperar la empresa creada por su padre; tras él, su hijo, Johann(Jean), pronto se hará cargo de la empresa familiar y participará activamente en los asuntos de la ciudad como cónsul. Su nieto, Thomas, seguirá la tradición de la casa y llegará a senador. Pero con el bisnieto, el joven Johann (Hanno), las cosas cambian.

Las mujeres constituyen otro mundo en una época en la que su finalidad en la vida era el matrimonio o la soltería para cuidar a los padres ancianos o entrar en religión. Los padres decidían los casamientos por motivos económicos, y el amor era algo que no tenía cabida o que, con suerte, surgía con el paso de los años y la convivencia. El caso de Antonie(Tony) es especialmente dramático y ejemplariza los problemas que podía tener una mujer en situaciones semejantes. Las mujeres de la novela conforman un mundo especial, compuesto por comidas, ajuares, rezos, cuidado de hijos y hogar, ingenuas distracciones… un mundo siempre doméstico. Los negocios y la política pertenecían a los hombres.

A través de las distintas secciones y capítulos de la novela, se muestra la vida de esta familia, pero no de forma lineal. Hay muchos saltos espacio-temporales, sucesos que deducimos por lo que ocurre después, pero que no se cuentan o a los que se alude vagamente.  En cambio, el autor se demora largamente en comidas, detalles de vestuario o ritos domésticos, muy ilustrativos del tipo de sociedad que quiere retratar. No hay propiamente acción, sólo el devenir de la cotidianeidad, alterada por algunos hechos luctuosos, que todos se esfuerzan por no mostrar o esconder. Ante todo: dignidad y decoro.
El narrador universal va usando distintos puntos de vista, pero sobre todo, se centra en la línea masculina que dirige la empresa Buddenbrook. De los demás, lo que se muestra es lo que los otros ven de ellos. Pero los pensamientos, emociones, sufrimientos y alegrías que conocerá el lector son los de Johann padre, Johann hijo, Thomas y Hanno. Thomas y su hermana Tony son los que protagonizan un papel primordial, dos caras de una misma moneda: ellos son la cabeza visible de la empresa y la familia. Y a través de su evolución es como apreciamos la decadencia de un estatus social, que los Buddenbrook representan y simbolizan. Incluso diría más: la propia casa familiar de la Mengstrasse es un tercer protagonista, ya que todos los hechos importantes ocurren dentro de sus muros y la casa se hundirá con la familia y la empresa.

Los tipos sociales que rodean la familia (médicos, abogados, banqueros, profesores, sirvientes…) están retratados con todo detalle y con una mirada sarcástica y descarnada. De hecho, la novela cuando se publicó, tuvo una reacción muy negativa entre el público, porque ¡se reconocían! Y no era un retrato muy halagador el que veían.

El estilo de Mann es cuidado y sabe alternar los puntos de vista, las descripciones detalladas con los cambios de época y de situación. Sabe evitar pasos innecesarios, solo se concentra en aquellos momentos que pueden representar un hito o que ayudan mejor a comprender una situación.
La traducción es excelente: mantiene las múltiples expresiones de otros idiomas en su forma original, y traduce las expresiones de las variantes del alemán, usando una forma popular en español, incluso forzando contracciones que imitan el lenguaje hablado.
En suma: una excelente lectura que acometer con calma y un buen sillón orejero.



Fuensanta Niñirola
Abril 2016










8/4/16

MIGUEL ANGEL EN ESTAMBUL

HABLADLE DE BATALLAS, DE REYES Y DE ELEFANTES
MATHIAS ENARD
Traducción de Robert Juan-Cantavella
Editorial Mondadori, 2011



Es esta una obra que calificaría más de relato largo que de novela, pero supone una construcción con una cierta complejidad, ya que se nutre de diversos elementos literarios: poemas, cartas, alterna textos en primera persona y otros en tercera, el presente histórico con el pasado, y sobre todo, es una narración que imagina, recreando en una serie de esbozos o bocetos, trazados a vuelapluma, lo que pudo ocurrirle al artista florentino en tierras turcas. Es pura ficción. El encuentro de Oriente y Occidente, cristianismo e islam, hedonismo y sobriedad.  Y para botón de muestra, una cita de Kipling, gran narrador de relatos, y que da pie al título, aparentemente incomprensible.

Leyendo la biografía de Ascanio Condivi sobre Miguel Ángel, el autor descubre una posible invitación del sultán otomano para que Miguel Angel construyera un puente sobre el Cuerno de Oro. Vasari al parecer también lo menciona. En una entrevista, el autor comenta: «Empecé a investigar sobre este descubrimiento y había muy pocos datos. Los historiadores lo descartaron y se quedó en una simple anécdota. Pero, en realidad, era una historia genial y me dije: -Miguel Ángel tiene que ir como sea-», explica Enard- «el reto era encontrar una forma de describir de forma muy precisa históricamente algo que no existió». 
Enard juega con personajes reales, como un Miguel Ángel en sus treinta años, pleno de vigor pero sobrio y concentrado en su arte, frente a un poeta hedonista y sensible, Mesihi de Prístina, que le admira hasta el punto de sentir una profunda atracción y amor hacia él. Y también con ficticios, como la bailarina/bailarín originario de Granada que cautiva a Miguel Angel y que no es real, pero pudo serlo. Bayazet y Alí Pachá son reales, pero aparecen de modo lejano, como sería en el caso de que hubiera ocurrido tal encuentro.
La fuerza creadora de Miguel Ángel se enfrenta a la lasitud oriental, al goce de los sentidos a lo que no está acostumbrado; por una parte, la amistad que le ofrece el poeta le atrae, pero la presencia de ese incierto bailarín, a veces hombre, a veces mujer, sin nombre le turba; el sedicioso Arslan le introduce en una intriga que tendrá un final tormentoso y dramático, como lo tendrá el puente (si existió)  tras el terremoto (real) de 1509.

Mathias Enard (Niort, 1972), periodista, traductor y escritor francés afincado en Barcelona desde hace quince años, donde enseña árabe en la Universidad,  y ganador del Goncourt en 2015 por su novela Boussole, es un gran conocedor el Oriente Medio. Fue miembro del consejo de redacción de la desaparecida revista Lateral. La trayectoria de este escritor ha sido reconocida por la crítica especializada y su obra ha obtenido importantes galardones, consolidándose su autor como una de las plumas francesas contemporáneas a tener en cuenta en el panorama literario actual.

Fuensanta Niñirola

Abril 2016

Seguidores

Follow by Email

Archivo del blog